Cinco cuestiones que debes tener en cuenta al comprar un dominio
Asegúrate de que tu dominio esté en buenas manos los próximos años

Comprar un nombre de dominio es un paso emocionante para cualquier nuevo negocio, pero no solo tienes que encontrar el nombre perfecto. Antes de empezar, debes conocer algunos detalles.

No todas las empresas que venden nombres de dominio (conocidas como registradores de dominios) son iguales. Algunas utilizan tácticas como ocultar las tarifas o vender tu información para ganar más dinero, y esto puede tener un impacto duradero en tu empresa. Afortunadamente, si sigues unos consejos sencillos, podrás saber en qué fijarte antes de comprar un dominio.

1. Ten cuidado con las tarifas ocultas

Como ocurre en toda decisión de compra, el precio puede ser un factor importante. Es fácil caer en la tentación de adquirir un dominio a un precio muy bajo. No te dejes engañar: algunos registradores de dominios ofrecen precios promocionales a un coste extremadamente bajo, pero luego ocultan montones de tarifas en el contrato, te atan con compromisos de permanencia y te cobran tarifas de renovación elevadas. Normalmente, es posible que los registradores que ofrecen precios de dominio bajísimos tengan otras formas poco éticas de ganar dinero. Estas son algunas de las tácticas que emplean:

Añadir costes ocultos
Muchos registradores confían en que la mayoría de las personas no leen la letra pequeña. Antes de comprar un dominio, revisa que en los términos de servicio del registrador no haya condiciones, obligaciones o tarifas dudosas. No te olvides de comprobar cuáles serán las tarifas de renovación, y compra solo lo que necesites y quieras.

Obligarte a pagar por modificar la ficha de WHOIS o RDAP
Los detalles de cualquier registro de dominio deben publicarse en los directorios de WHOIS y RDAP públicos, y los registradores deberían permitirte modificar esa información cuando quieras sin cobrarte por ello. Ten cuidado con aquellos que quieran recaudar una tarifa de gestión cuando necesites modificar tus registros de WHOIS o RDAP.

Complementos y extras
A menudo, los registradores intentarán venderte cosas que no necesitas. Por ejemplo, pueden recomendarte comprar terminaciones de dominio que son más innecesarias que útiles (como .info o .co). También es posible que te ofrezcan en un paquete, aparte del dominio, otros servicios que tal vez no utilices nunca.

Cobrarte tarifas de transferencia
Puede que, en un futuro, decidas transferir tu dominio a otro registrador. Comprueba que en los términos del servicio no se mencionan tarifas por transferir tu dominio a otro registrador. Pueden ser desorbitadas e infringir la política de la ICANN (una organización sin ánimo de lucro que supervisa el uso de los dominios de Internet). Además del coste, algunos registradores hacen que el proceso de transferencia sea enrevesado y poco intuitivo para que te sea casi imposible llevarlo a cabo. Te recomendamos que consultes en qué consiste el proceso de transferencia antes de elegir un registrador.

2. Protege tu privacidad

Como los detalles de los dominios están a disposición de cualquier persona en los directorios de WHOIS y RDAP, muchos negocios deciden que su información personal siga siendo privada. Los spammers y estafadores pueden llegar a utilizar los datos que no están protegidos. Busca registradores de dominios que ofrezcan gratis la protección de la privacidad. Ten cuidado con aquellos que cobran una prima por servicios de privacidad, sobre todo con los que ofrezcan publicar sus detalles, en vez de los tuyos, en los registros; así evitarás que se hagan con la propiedad del dominio a escondidas.

3. Protege tus datos

Además de no proteger correctamente tus datos personales en los directorios públicos, algunos registradores los venden a terceros, como organizaciones de marketing. Otros incluso extraen información de la base de datos de WHOIS y envían facturas de renovación falsas, con lo que los usuarios transfieren sus dominios sin ser conscientes de ello. Encuentra a un registrador que se comprometa a no vender ni utilizar nunca de forma inadecuada los datos de los clientes con fines de marketing.

4. Céntrate en la transparencia

Busca registradores que tengan prácticas y precios transparentes. Por ejemplo, deberías poder consultar fácilmente las tarifas de renovación y los procesos para transferir o cancelar el registro de tu dominio. Algunos registradores ofrecen un registro barato en la compra inicial, pero al año siguiente cobran unos precios de renovación desorbitados. También pueden dificultar bastante el proceso de cancelar el pedido. Busca un registrador que exponga los términos de servicio y la información sobre precios de forma clara para evitar futuras sorpresas.

5. Diferencia la asistencia de la venta

Algunos registradores no tienen personal de asistencia, sino vendedores formados para fingir que ofertan servicios de asistencia y conseguir que compres servicios complementarios, que puede que no necesites. Lee las opiniones sobre el equipo de asistencia del registrador o prueba a llamar a dicho equipo por teléfono antes de comprar. Te recomendamos que recurras a un registrador profesional y atento a la hora de prestar servicios y asistencia, no uno que te considere una caja registradora.

Comprar un nombre de dominio debería ser algo divertido y emocionante

Comprar un nombre de dominio debería ser algo divertido y emocionante para cualquier negocio nuevo o empresa online. Si investigas minuciosamente antes de elegir un registrador de dominios, podrás sortear algunas trampas desafortunadas y asegurarte de que tu dominio (y tu negocio) estén en buenas manos los próximos años.

Comprar un dominio

En Google, la transparencia, la privacidad y la seguridad son tremendamente importantes. Los clientes que utilizan Google Domains obtienen una solución completa con servicios gratuitos (como protección de la privacidad) y sin ninguna tarifa oculta. Para siempre. Si quieres comparar opciones, te invitamos a que eches un vistazo a los términos del servicio de Google Domains.

¿Todo listo para comenzar a colaborar con un registrador en el que puedas confiar? Empieza a buscar tu dominio ahora mismo en domains.google.

Empecemos