Dar con el nombre de dominio ideal

Elegir un nombre de dominio puede ser uno de los pasos más importantes para consolidar tu marca o negocio. El nombre de dominio es una de las primeras cosas que ven los usuarios y puede repercutir en la impresión que tengan de tu sitio web y marca. Si eliges uno concienzudamente, podrías aumentar el interés de los usuarios y generar tráfico web; sin embargo, seleccionarlo a la ligera puede provocar justo el efecto contrario.

Aunque no es una ciencia exacta y existen pocas normas absolutas, te presentamos algunos principios clave para que puedas elegir un nombre que complemente a tu marca y refleje su identidad.

Los ingredientes de un buen nombre de dominio

Longitud
Con los nombres de dominio, menos es más. Los más cortos son más fáciles de escribir y recordar, así que habrá más probabilidades de que los usuarios te encuentren. Además, es más fácil destacar cuando hay menos que leer. Lo ideal es que contenga dos o tres palabras a lo sumo.

Sencillez
El objetivo es que los usuarios recuerden tu nombre de dominio y lo escriban correctamente. Las palabras poco comunes o complicadas pueden ser difíciles de recordar y deletrear.

Palabras clave
Usar palabras clave pertinentes sirve para que los usuarios te encuentren en sus búsquedas y reconozcan a simple vista a qué te dedicas. Pueden incluir lo que haces u ofreces (por ejemplo, "café" o "limpieza") e incluso tu ubicación (por ejemplo, Miami) para llegar a usuarios y clientes de la zona.

Nombre de la marca
Tu nombre de dominio debería reflejar la identidad de tu marca (y viceversa). Como las marcas no se desarrollan de un día para otro, incluye el nombre en tu dominio para destacar, obtener reconocimiento y aumentar las visitas de tu sitio web. Cuando crees el nombre de tu dominio y de tu marca, solo tienes que asegurarte de no utilizar nombres o marcas que ya existan.

Nombre del sitio web
Aunque pueda parecer obvio, tu nombre de dominio debería ser el mismo que el de tu marca o, al menos, parecerse lo máximo posible. El motivo es evitar que los usuarios piensen que se han confundido al acceder a tu sitio web y notar que el nombre del sitio no coincide con el nombre de dominio que han escrito.

No busques la perfección
Muchas personas se atascan intentando dar con el nombre perfecto, cuando ese tiempo podrían invertirlo en desarrollar una estupenda marca en torno a un nombre de dominio totalmente aceptable. No retrases la puesta en marcha de tu empresa o proyecto por elegir un nombre de dominio perfecto.

Es mejor tener un nombre de dominio normal que no tener ninguno.

Hay vida más allá del .com

La terminación de dominio o TLD (dominio de nivel superior) más popular es .com, pero hoy en día hay muchos otros, como .academy, .coffee o .photography. En esta página puedes ver la lista completa de los TLD nuevos que ofrece Google Domains.

Con tantos TLD donde elegir, las marcas tienen ahora más opciones para elegir un nombre de dominio distintivo que comunique rápidamente el objetivo y el valor de su oferta. Además, los TLD nuevos son relativamente recientes, por lo que sigue habiendo nombres de dominio cortos y fáciles de recordar. Otra ventaja: no afectan negativamente a tu posicionamiento en los resultados de búsqueda. Aun así, sigue habiendo muchas personas que escriben .com instintivamente. Por eso, muchos negocios también compran la versión .com de su nombre de dominio y la redirigen a la dirección principal del sitio web.

Mantente al tanto de las novedades de los TLD y descubre si te sirve alguno en nuestra entrada sobre cómo elegir entre una terminación de dominio tradicional o una nueva.

Cosas que debes evitar

Algunos elementos pueden afectar negativamente a cómo perciben los usuarios tu nombre de dominio. Por ejemplo:

  • Números o guiones en el nombre. Estos caracteres son difíciles de escribir y pueden restar credibilidad a tu sitio web o negocio.
  • Grafías poco comunes o palabras que suenan igual, pero se escriben de forma distinta (como "hay"/"ay" o "baca"/"vaca"), ya que los usuarios pueden tener problemas para encontrar tu sitio web.
  • Faltas de ortografía. Los usuarios podrían percibir tu sitio web como sospechoso y pensar que se trata de un sitio que contiene programas maliciosos o que se dedica a la suplantación de identidad (phishing).
  • Nombres de marcas que utilizan otras empresas. Nunca los incluyas en tu nombre de dominio, ya que podrían emprenderse acciones legales y dar lugar a la suspensión de tu dominio.

Ahora que conoces algunas directrices importantes, lo siguiente es ponerse a pensar, investigar y descubrir qué dominios hay disponibles. Durante este proceso, es importante que des con algunos nombres alternativos por si el que quieres ya está cogido.

¿Todo listo para encontrar el nombre de dominio ideal? Empieza a buscar ahora mismo en domains.google.

Empecemos